Contador

lunes, 28 de febrero de 2011

REVISTA DEL SÁBADO 26 DE FEBRERO DE 2011


ASÍ ES LA VIDA

Adaptable,
como una novela,
a múltiples versiones,
la vida es lo que se dice
de ella, pero ella
no se contradice.

Antonia López
Taller: sábado 16 hs





TODO ESTO DESAPARECE

El fruto no cayó del árbol
como se pudo pensar
en un primer momento.
Las ramas en flor detentaban,
corpulentas y avaras,
los magníficos tesoros del verano,
como trofeos de un augusto combate
entre el sol olímpico y dorado
y las ásperas sombras de la tierra.
Tuve que trepar, desgarrar mi ropa,
teñir de verde aquella camisa blanca
con que me gustaba saludar las tardes,
con una copa de vino tentando
los intactos renglones de la carne.
No estaba aún destilada la miel
para los ávidos labios,
y a la piel le sobraba la rudeza de su tacto.
Tuvo que caer sobre el círculo dorado,
el negro y velludo párpado
envolviendo con su noche nutricia,
con su láctea oscuridad estrellada,
su delicado y perfumado vientre,
los néctares que un lejano dios
había preparado.
Anticipaba con palabras
en mi boca tu tacto,
y ya sabía que eras dulce
aún antes de saberte en mis labios.
Pero las palabras creaban un vacío tan hondo,
era tan perpetua su holgura
y tan constante su mudanza,
que entre ellas conjugaron este fruto
que ahora contemplo en mis manos,
como un extraño que me mira
y cree reconocer en mí a un hermano.
Yo no dejo de reparar en su semblanza,
en esa costumbre de borrar las huellas,
mientras todo esto desaparece.

Ruy Henríquez
23 de febrero de 2011







TODO ESTO DESAPARECE

Hoy supe que las gafas de visión nocturna,
son peligrosas armas, enemigas de los vivos,
y hemos decidido detener su venta.
Hoy supe que hay noches en las que no podemos dormir,
porque la risa de los pájaros de la guerra,
golpea nuestras paredes,
pudriendo el toque de queda instalado entre nuestros dientes.
Hoy podría haber llorado todo el día,
podría haber muerto de maneras diferentes,
podía haberte soñado, sin saber,
si me gustaría que el veneno te nombrara,
y supieras en que cárcel de plástico viven ellos.

Hernán Kozak
Taller de los Sábados a las 17.00





TODO ESTO DESAPARECE

Donde tus manos
deslizan
en su movimiento
palabras

desaparece la noche
y el mundo es luz.

Arrebatado arrecife sin sonido
roto
en la amplitud de su latido.

Cruz González Cardeñosa
Taller: Sábados 17:00 h






TODO ESTO DESAPARECE

La miseria, el engaño, la agonía,
todo esto desaparece,
cuando el canto del sol
eclipsa la ruindad del hombre.
Éste, despliega sus alas
y se funde en cielos hechizados.
Le toman por un loco desquiciado,
como respuesta, la vida le dedica una sonrisa de complicidad.
¿Qué me importa que me llamen loco?
Quedaos con vuestra cordura,
que yo me quedo con la genialidad de lo que tú piensas imposible.

Montserrat Gómez Plaza
Taller de poesía de los sábados a las 15:00 hs-






TODO ESTO DESAPARECE


Después…
Y vino el después.

Se amortiguaron las lupas baldías
en el corazón arabesco.

Se entretuvieron comiendo la pena ajena
enarbolando las carreras del precipicio.

Todo esto desaparece;

El brillo de tus ojos,
la navegación entrecortada,
el silencio equilibrado,
y tus brazos...,
tu madera desigual
cuando alucino tu cuerpo
en medio de una manada.

La alfombra del trabajo,
el descanso que se sucedía
y tuvimos que tejer más alfombras
sentir la fuga donde se desplegaba la felicidad.
Tuvimos que desnudar atletas,
cosechar las alas y partir de nuevo
a rellenar trigales.

Clémence Loonis
Taller Sábado 17h








TODO ESTO DESAPARECERÁ

Un enjambre de abejorros oscurece la estancia,
él no alcanza a tocar la levedad de unos labios turbados.
Entre sueños, un punzón extirpa metálicos abdómenes
reventando cada golpe en la pared.
Es una cuenta atrás antes del eclipse,
el siguiente asalto y solo quedan tres.
Párpados sosegados recogen la crónica
de un hombre caído por zánganos crispados.

Ana Velasco
Taller: Sábado 16h.








LA ÚLTIMA OFRENDA

La última ofrenda
cae en ansiados minutos,
lenguas ancladas
que enloquecen
vegetales rompeolas
y poderosos
habitáculos para cielos,
en temporadas de lluvia.

En las tempestades,
me entrego
a formas de pensar
y descifro
cerebros sombreados
mientras recorro el tapiz
del código nocturno,
en que se bifurca la mirada.

Después,
me pongo una cabeza,
camino
en varias frecuencias,
me doy prisa
en obedecer
tus palabras
y evoco, más o menos,
lo que un sabio escribió:

¿Qué es lo más laborioso?

Lo que parece fácil:
poder ver, con los ojos,
lo que a la vista está.


Jaime Kozak
taller de los Sábdos a las 13hs.







Todo Esto Desaparece

Esto que indistintamente fui,
lentos silencios, su quietud,
el imperceptible
devenir de la existencia.
La disolución del espacio,
el trémulo sol que me mecía...
Todo esto agoniza sin mi.

Lánguidos convaleceres
y bellos colores nacientes.
Lo que no era, lo supuesto,
relega las vértebras
al final del sueño incorrecto.
Y yo quedo suelto, irresuelto,
pendiente...

Kepa Ríos Alday







Esto termina aquí
Sur este.
Turbia orilla
de esta playa extraviada.
Poco
a
poco.
Con los grisáceos tonos que reverberan
en las arenas.
Por entre los mangles.
Como quien no quiere las cosas
y en la punta de los pies.
Ella.
Lanzada.
Sobre la cresta de las olas.
Se
nos
va.

Juan Francisco González-Díaz

2 comentarios:

  1. Buen trabajo poetas, adelante con la palabra.
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Imaginé al dibujo leyéndome el poema.

    ResponderEliminar